Serpientes como mascotas

Serpientes como mascotas

Serpientes como mascotas

Como animales domésticos las serpientes pueden ser gratificantes, pero carecen de la inteligencia de los mamíferos o aves, y nunca acuden cuando se les llama o hará tareas por su propietario como ir a buscar sus zapatillas.

Las serpientes experimentan el mundo de una manera tan diferente a los seres humanos, que los biólogos ni siquiera están seguros de cómo estudiar su inteligencia. Sin embargo, un criador o dueño de una serpiente mascota puede cambiar el comportamiento de su animal de varias maneras, enseñándolo con eficacia a cómo actuar o reaccionar a diversos estímulos.

Alimentación con presas muertas

En la naturaleza, las serpientes cazan principalmente presas vivas. Sin embargo, algunas serpientes salvajes aprenden a comer presas muertas de forma oportunista. En cautiverio, la mayoría de los cuidadores son capaces de enseñar a su serpiente a aceptar fácilmente presas que no sólo están muertas, sino que además estaban previamente congeladas y fueron descongeladas para el consumo del animal.

Alimentación de serpientes con presas muertas

La mejor forma de lograr esto es mediante el uso de pinzas para simular un movimiento de roedores descongelados como si estuvieran vivos. Después de varias comidas, el dueño de la serpiente probablemente no tendrá que mover el roedor de tal manera, y simplemente podrá presentarle el alimento a su serpiente, quien ansiosamente lo consumirá.

Alimentación con presas no innaturales

Muchas especies de serpientes que constituyen mascotas populares tienen dietas naturales que son difíciles de reproducir en cautiverio. Las pitones arborícolas verdes (Morelia viridis) son un excelente ejemplo: en la naturaleza, las crías suelen consumir lagartos, ranas e insectos, ninguno de los cuales son fáciles de proporcionárselos en cautiverio para los encargados o criadores.

Para superar este problema, los dueños enseñan a su serpiente a aceptar pequeños roedores mediante el uso de técnicas de transferencia de olor. Si lava un ratón pequeño y luego lo frota con un poco de piel de lagarto de cobertizo, el ratón deja de oler como un ratón y empieza a oler como un lagarto.

Por lo general, una serpiente aprenderá después de unas comidas que los ratones sin su olor natural son perfectamente aceptables, y empiezan a comerlos con voracidad.

Usted no es una amenaza

Las serpientes son presa de una gran variedad de depredadores, y a menudo ejecutan rápidas tácticas defensivas cuando se encuentran con amenazas potenciales, como por ejemplo, un humano. En consecuencia, las serpientes que son nuevas en cautividad o recién eclosionadas, puede ser rápidas en el desarrollo de intentos de huida, mordidas, así como que defecan en cualquier sitio, silban a su antojo y se muestran reacias cuando se les acercan o manipulan.

Jaula para serpientes

Con el tiempo y mediante una manipulación deliberadamente gentil y muchas interacciones no amenazantes, la mayoría de las serpientes se enteran de que sus guardianes, y las personas en general, no representan un peligro, por lo que dejan de involucrarse en comportamientos desagradables.

Reacciones a la apertura de la jaula

No todas las conductas aprendidas son deseables. A veces los poseedores de serpientes dejan de interactuar mucho con su mascota y solamente lo hacen al abrir la puerta de la jaula para alimentar a su serpiente, y de vez en cuando para limpiar la jaula.

Cuando esto ocurre, la serpiente comienza a aprender que cuando se abre la jaula, la comida suele aparecer. Esto hace que la serpiente se emocione cuando percibe que abren la jaula y golpee rápidamente a lo primero que entra por su puerta, que suele ser la mano de su dueño.

Para evitar esta conducta se debe interactuar con la serpiente con regularidad, y se debe ser consciente de las asociaciones que pueden introducir inadvertidamente los tiempos de alimentación. Algunos guardianes abogan por alimentar a las serpientes en un recipiente de comida por separado, para tratar de evitar estas asociaciones, pero esto requiere mover una serpiente que acaba de comer cuando llega el momento de devolverla a su jaula, lo que es potencialmente perjudicial para su digestión y de seguro para aumentar el nivel de estrés del animal.

Compártelo en tu red social: