Depredadores de las serpientes

Depredadores de las serpientes

Depredadores de las serpientes

Erizo

Es difícil imaginar que un animal tan lento y débil como un erizo pueda matar a una víbora. Un ataque de víbora es un ataque ciego y un retiro asegurado, pero en contra de este ataque, el erizo opone una armadura de espinas.

El erizo irrita a la víbora de forma continua y cada ataque contra la armadura de espinas se traduce en más daños para la víbora, que cuando resulta tan mal herida no puede atacar más y es cuando el erizo se aproxima para morder a la serpiente en su cuello varias veces. La mordida definitiva aplasta las vértebras.

Los erizos empiezan a comerse la cabeza de la serpiente primero. La alimentación tiene una duración de varias horas, ya que los dientes del erizo están bien adaptados para una dieta de insectos. Una gran víbora no puede ser consumida en su totalidad por un erizo.

Este depredador es sólo inmune al veneno de las serpientes de forma parcial y puede ser incluso asesinado si es mordido o picado en ciertas áreas, como el hocico, por ejemplo. Algunos pueden morir en tres horas después de haber sido mordidos en el hocico, mientras que otros pueden experimentar sólo una marejada.

La resistencia de los erizos al veneno de serpiente es entre 35 y 45 veces mayor que la de un cerdo de Guinea del mismo tamaño, pero esto está influenciado por el tamaño del erizo, la cantidad de veneno recibida y la edad de la serpiente que lo mordió. Un erizo puede tolerar dosis de arsénico capaces de matar a 25 personas.

Erizo depredando a una serpiente

 Tejón de miel

Los tejones de miel son famosos por sus habilidades matando serpientes, a las que agarran detrás de la cabeza en sus poderosas mandíbulas y matan rápidamente, siendo capaces de consumir una de 1,5 metros en 15 minutos.

Estos depredadores son inmunes al veneno de cobra, que es altamente neurotóxico para los seres humanos, a los que paraliza y provoca la muerte por asfixia.

El tejón de miel puede matar serpientes venenosas extremadamente peligrosas, como la víbora, que con sus enormes colmillos ofrece enormes cantidades de veneno. Si es mordido, el tejón se hincha y es paralizado durante dos o tres horas, pero al volver a despertar, se come a la serpiente, ya muerto producto de su propia mordida.

Estos carnívoros feroces incluso se sabe que roban la presa o caza de una serpiente para a continuación, darle caza a ella.

Mangosta

Las mangostas fascinan a la serpiente con su mirada, inmovilizándolas para a continuación tirar de ellas y devorarlas.

La lucha es extremadamente rápida, con saltos de gran agilidad contra los meandros de los reptiles y mordeduras fuertes y precisas de la mangosta. La gruesa capa de la mangosta también impide a las serpientes introducir su veneno en el cuerpo del depredador.

Se sabe que las mangostas matan incluso a serpientes de tres metros de largo como cobras reales (la serpiente venenosa más larga).

Aún así, las mangostas no son totalmente inmunes al veneno de serpiente, pero mucho más resistentes (20 veces) a la misma dosis que un ratón de su mismo peso. En los casos felices, la mangosta requiere varias horas hasta que el efecto del veneno se vaya. Luego, vuelve y empieza a comer la serpiente, empezando por la cabeza.

Pájaro secretario

La presa favorita de los pájaros secretario son serpientes. El ave tiene las piernas muy largas y normalmente mata a la serpiente con patadas fuertes y precisas. Si no puede matar a la serpiente en el suelo, la levanta en el aire y la lanza sobre piedras.

El pájaro secretario tiene un penacho de plumas en la nuca (de ahí el nombre de secretario, ya que se asemeja a los antiguos secretarios que llevaban sus lápices en el oído), que se extiende al atacar y engaña el ataque de la serpiente.

Pájaro secretario contra serpiente

Serpientes

La mejor presa de una serpiente es otra serpiente. La forma de una serpiente hace que sea más fácil para otra tragarla, por encima de otras codiciadas presas.

Hay cientos de especies de serpientes especializadas en comer otras serpientes.

Las serpientes Musurana (Clelia) de América del Sur, son mantenidas por los lugareños como mascotas, ya que matan a través de la constricción a las serpientes venenosas. Curiosamente, sus colmillos traseros ofrecen un veneno más fuerte contra los mamíferos que los reptiles.

La cobra real, la serpiente venenosa más grande, con ejemplares registrados de hasta 5,5 metros, es una especialista devorando serpientes. Incluso su nombre científico, Ophiophagus, significa "comedor de serpiente" y sus presas preferidas son otras cobras.

Las serpientes reales en América del Norte son el temor de otras serpientes, e incluso sin ser venenosa, su presa favorita son las serpientes de cascabel mortales, a cuyo veneno son totalmente inmunes.

Águilas serpientes

Hay un género de aves rapaces especializadas en serpientes, llamadas águilas serpiente (Circaetus). Su presa favorita, como es lógico, son esos reptiles, y habitan en Europa, Asia y África.

Armadillos

Los armadillos pueden matar a las serpientes lanzándose a sí mismos sobre estos reptiles, a los que corta con el borde de su duro caparazón.

Compártelo en tu red social: