Anatomía de las serpientes

Anatomía de las serpientes

Anatomía de las serpientes

Hoja de Ruta de la anatomía de las serpientes

Debido a que las serpientes son básicamente un tubo largo, es posible particionar sus principales partes anatómicas en secciones. Si usted pone la serpiente en línea recta sobre una mesa con la cabeza a la izquierda, de izquierda a derecha el primer 25 por ciento de la serpiente consiste en la cabeza, el esófago y la tráquea, y el corazón. Esos son los principales órganos y partes.

En el segundo cuarto, aproximadamente entre un 26 y un 50 por ciento de la serpiente, se hallan la parte superior de los pulmones, el hígado, y luego a tres cuartas partes del camino hasta el hígado, el estómago. En el tercer cuarto, del 51 al 75 por ciento de la serpiente, se encuentran la vesícula biliar, el bazo y el páncreas (o los splenopáncreas dependiendo de la especie). A raíz de esta tríada de órganos se encuentran las gónadas (testículos u ovarios). Cursando entre estas estructuras está el intestino delgado, y al lado de ellas está el pulmón derecho (y en algunas especies el pulmón izquierdo, también).

En el último cuarto, del 76 al 100 por ciento de la serpiente, se encuentra la unión entre el intestino delgado y el grueso, el intestino ciego (si está presente), los riñones (justo en frente de la izquierda) y la cloaca.

Si usted puede recordar esta hoja de ruta anatómica para las serpientes, con certeza se será un mejor herpetólogo.

Belleza exterior de la serpiente

La mayoría de los reptiles tienen cuatro patas. Las serpientes, sin embargo, no tienen patas ni extremidad alguna. Además carecen de una cintura escapular (huesos del hombro) y, con la excepción de los boids (boas y pitones), que conservan una pelvis vestigial y espuelas externas, también carecen de una cintura pélvica (pata de apoyo trasera).

Anatomía exterior de la serpiente

Al igual que con todos los reptiles, las serpientes están cubiertas de escamas, que protegen de la desecación y las lesiones. Pueden ser lisas y brillantes, como las escamas de un pitón, o ásperas y sin brillo, como las escamas de una serpiente de hocico de cerdo.

La capa externa y delgada es la epidermis, que es derramada sobre una base regular. Cuanto más gruesa es la capa interna, más desarrollada es la dermis. Esta capa dérmica está llena de cromatóforos, las células pigmentarias que dan el color a las serpientes.

Las escalas se forman en gran parte de queratina derivada de la epidermis. Como la serpiente crece, lo que hacen toda su vida ya que el crecimiento solo se ralentiza a medida que envejecen, esta capa externa de la epidermis se arroja fuera.

Nuevas escalas crecen debajo de las escamas externas mayores. Eventualmente, la capa exterior se arroja fuera, por lo general en una sola pieza, y se invierte como si fuera un calcetín tirado desde la parte superior hacia abajo. Este proceso se llama desprendimiento ecdisis.

En general, si la piel cobertizo se desprende en trozos, puede ser un signo de algún problema subyacente, originado a partir de problemas de salud o de cría de la serpiente, como temperaturas ambientales inadecuadas, humedad o muebles jaulas.

Las escalas se unen entre sí por la piel suave, lo cual por lo general no se nota desde el exterior, que se pliega hacia adentro entre cada escala adyacente. Las escalas además no pueden estirarse, pero cuando una serpiente ingiere una comida grande, los pliegues de la piel se retiran directamente para ampliar el área de superficie.

Básicamente hay dos tipos de escalas en una serpiente. Su parte superior y los laterales están cubiertos generalmente por escalas más pequeñas, que se pueden yuxtaponer o superponer como las tejas de un tejado.

La parte inferior de la serpiente está cubierta por escamas cortas, pero muy anchas, que parecen peldaños de una escalera. Estas escalas especiales son llamadas escudos. Ellos forman el vientre de la serpiente y son parte integral de la capacidad de la misma para moverse.

Las serpientes tienen dos ojos, pero no tienen párpados. Algo espectacular es que una escala transparente, que es en realidad parte de la piel, protege a cada ojo, como si fuesen gafas o lentes protectores. Cuando una serpiente sufre ecdisis, muda estas escalas junto con su piel.

Es imperativo que la piel derramada por una serpiente se examine para asegurarse que estos lentes protectores se desprenden también. De vez en cuando esto es pasado por alto, y se traduce en una capa ocular retenida. Al igual que otros problemas de vertimiento, un lente retenido puede ser un signo de un problema de salud o cría. Además, si no se elimina el lente retenido, pueden producirse problemas con la visión del animal, y potencialmente se puede dañar el ojo.

Las serpientes no tienen un oído externo, pero sí tienen un oído interno, y son capaces de detectar sonidos de baja frecuencia que van desde 100 hasta 700 hercios. Una persona joven con audición normal puede escuchar frecuencias entre aproximadamente 20 y 20 mil hercios.

Este oído interno de una serpiente también le permite detectar el movimiento, posiciones estáticas y ondas sonoras que viajan a través del suelo.

Otra característica externa que se encuentra en serpientes boids y crotalids son las fosas labiales, una serie de aberturas a lo largo de los labios superior e inferior que contienen órganos de detección de calor. Estos pozos ayudan a las serpientes a adquirir sus presas, y les advierten de posibles depredadores que estén cerca.

Todas las serpientes tienen un solo respiradero, que es una abertura excretora. Esta ventilación se abre en la parte inferior de la serpiente, cerca de la cola, y conduce a una estructura de compuesto llamada la cloaca.

Características de la cabeza de las serpientes

La cabeza de una serpiente contiene los ojos, la nariz, la boca (y estructuras interiores), el cerebro y una estructura sensorial especial llamada vomeronasal u órgano de Jacobson, cuyas aberturas emparejadas están justo en frente de la coana de la serpiente, la estructura de forma de hendidura abierta, ubicada en el interior superior de la boca del reptil.

Todas las serpientes tienen una lengua bífida. Cuando colean su lengua, la punta recoge partículas y minutas de olor en el aire, y las coloca en contacto directo con el órgano de Jacobson. En esencia, se trata de cómo huele una serpiente.

Los dientes de estos reptiles se alinean en las superficies internas de los maxilares superior e inferior (maxilar y mandíbula respectivamente). Las serpientes venenosas tienen cuatro filas de dientes superiores: dos filas unidas a los huesos maxilares (exteriores), y dos filas unidas a los huesos palatino y pterigoideas (interiores). Sólo dos filas están en la mandíbula inferior; una está apegada a cada mandíbula.

Las serpientes más venenosas sustituyen los dientes superiores por colmillos. Estos colmillos pueden estar ya sea en la parte delantera de la boca, tal como en una serpiente de cascabel, o la parte posterior, como en una serpiente nariz de cerdo.

Por último, es útil destacar que las serpientes usan sus dientes para agarrar, no masticar. Sus dientes son recurvados, por lo que una vez que la presa es mordida, la única dirección para que se mueva es hacia el estómago de la serpiente.

En cuanto a la anatomía de las serpientes, otros datos relevantes están relacionados con los sistemas respiratorio, cardiovascular, inmune y gastrointestinal. Ahondar en ellos resulta atractivo, pero haría muy extenso este artículo, cuyo propósito es brindar algunos datos esenciales y de extrema relevancia.

Compártelo en tu red social: