Serpiente malaya

Serpiente malaya

Serpiente malaya

La serpiente malaya, conocida también como Krait azul, es una serpiente venenosa que puede alcanzar hasta 1,60 metros de largo. A pesar de su nombre, geográficamente se distribuye sobre todo por toda la extensión de Tailandia y es especialmente frecuente en el noreste de ese país.

Hábitat y comportamiento

El krait azul se asienta predominantemente en terrenos llanos. Rara vez es hallado a más de mil 200 metros y vive frecuentemente en las proximidades de agua. De igual forma, esta serpiente puede encontrarse cerca de los campos de arroz y presas, donde emplean los muchos agujeros y caminos de ratas, así como nidos de ratones, para esconderse. Sin embargo, también se puede encontrar incluso en pueblos y ciudades.

El krait azul se esconde en la noche. Al igual que el krait con bandas, es algo tímido. Se alimenta de otras serpientes, aunque también come lagartos, anfibios, y en ocasiones incluso pequeños mamíferos.

Kait azul

Reproducción

Se sabe poco acerca de las prácticas reproductivas de esta especie. De acuerdo con algunas observaciones, durante la temporada de apareamiento los machos se dedican a la lucha ritual.

Los huevos son depositados en Tailandia en los meses de marzo y abril. Durante este tiempo, las hembras grávidas a menudo se podían ver a la venta de los comerciantes en el mercado de fin de semana en Bangkok, en Chatuchakmarkt. En promedio, las hembras ponen entre cuatro y 10 huevos.

Los jóvenes miden apenas 0,3 metros de largo al nacer y están en corresponden en cuanto a coloración y estilo con sus progenitores. En condiciones normales, estas serpientes muerden solamente para defenderse, o si son pisadas o heridas.

Serpiente malaya agua

Veneno

El veneno de la serpiente malaya es neurotóxico, como el veneno de otros Kraits, y por lo tanto afecta el sistema nervioso de la víctima. Una cantidad determinada de veneno de una serpiente Krait resulta más letal que la misma cantidad proveniente de una cobra asiática, por lo que es especialmente peligrosa.

Compártelo en tu red social: